martes, 28 de febrero de 2012

Limpieza de tintura de ajos

En el pasado post "I am a work in progress" muchos me habéis comentado de amigos y familiares que han hecho esta limpieza, así que para los que os pique la curiosidad aquí os cuento lo que sé del tema.

La receta la sacó mi madre del libro "Un cuerpo para toda una vida" de Txumari Alfaro. Realmente no es un libro, es un tochaco con mucha, mucha información sobre cuidados para el cuerpo. Estoy leyendo a ratos y ¡puedo adelantaros que según Txumari nuestra alimentación y costumbres son bastante desastre! En fin, no vamos a agobiarnos, pero si podemos añadir a nuestra vida diaria algunas buenas costumbres malo no será... :)

Por ahora Italo y yo nos hemos unido a mi madre con la toma de la tintura de ajos. Os copio la presentación de la limpieza extraída del libro comentado:

Ésta es la receta de un fármaco antiguo, encontrada en el año 1972 y escrita en caracteres antiguos, en un monasterio budista de las montañas del Tíbet. Allá por el año 1969 o 1960, un gitano amigo mío [palabras de Txumari] y compañero de trabajo me reveló la fórmula que más tarde, en 1972, se descubriría en el Tíbet; lo que significa que la raza gitana ya conocía las propiedades de este preparado.
La preparación budista dice que hay que tenerlo macerando 10 días en el frigorífico, filtrarlo y volver a guardarlo 2 días más en la nevera.
Si la receta tiene más de mil años, dudo mucho de que los tibetanos lo guardaran en la nevera, por lo que estoy convencido de que la forma indicada, más adecuada y más natural de prepararla es la que viene haciendo la raza gitana desde hace muchísimos años.


Preparación según la raza gitana:
Se llena un frasco de cristal de 1 litro de capacidad con ajos pelados y troceados (350 gramos como mínimo), y se añade alcohol hasta cubrirlos (unos 200 centímetros cúbicos de alcohol de 90º a 95º, del que se usa para elaborar los licores). Es muy importante que el alcohol cubra los ajos por completo.
Luego se cierra herméticamente y lo enterramos a 4 dedos de profundidad durante 40 días, dejando que caiga sobre él agua, hielo, nieve, viento y todas las inclemencias del tiempo (puede ser en una maceta, estando ésta en el exterior). Pasado este tiempo se desentierra y se tiene 9 días al sereno por la noche y protegido de la luz durante el día. Después ya se puede empezar a tomar.
Hay que tomarlo en gotas, con un poco de leche de cabra o de oveja, o con agua, antes de las comidas.


Día       Desayuno      Comida       Cena
1           1 gota            2 gotas        3 gotas
2           4                    5                 6
3           7                    8                 9
4           10                  11               12
5           13                  14               15
6           16                  17               16
7           15                  14               13
8           12                  11               10
9           9                    8                 7
10         6                    5                 4
11         3                    2                 1
12         25                  25               25
13         25                  25               25


Se continuará tomando 25 gotas, tres veces al día hasta terminar la tintura. Muy importante: la terapia no se puede repetir hasta que no hayan pasado 5 años.


Modo de tomar según la tradición gitana:
El primer día se toma una gota de la tintura antes del desayuno; el segundo días 2 gotas también antes de desayunar; el tercer día 3 gotas, y así sucesivamente hasta llegar a 40 gotas. Luego se va descendiendo: 39, 38, 37, etc., hasta acabar con 1 gota.

Creo que la forma de tratamiento es indiferente, no así su preparación. En mi opinión la fórmula gitana es la más natural. Se recomiendo hacer cada año al comienzo del otoño.

Foto de aquí

Y hasta aquí la info sobre preparación y cantidades. Me encantó el detalle de los tibetanos con frigorífico... ¡Cómo se lucieron los que reeditaron la receta al encontrarla!

Nosotros hemos optado por la versión gitana porque no nos ha parecido tan fuerte como la tibetana, al hacerla en más tiempo creo que el cuerpo podrá asimilar mejor lo que pueda aprovechar de la tintura... Y evitar así el olor a ajo (¿?) Quiero pensar que sí, ¡que no nos pasará! ¡Es mi mayor duda ahora mismo!

En fin, ahora van las propiedades y beneficios de la limpieza. Ni mucho menos pienso que nos vayamos a hacer inmortales (como dice mi padre...) pero cualquier ayuda que reciba nuestro cuerpo bienvenida sea, ya lo machacamos bastante a diario. ^^

Propiedades e indicaciones de la tintura de ajos
- Limpia el organismo de grasas y lo libera de los cálculos depositados.
- Mejora el metabolismo y en consecuencia, todos los vasos sanguíneos se vuelven más elásticos.
- Disminuye el peso corporal llevándolo al peso adecuado.
- Deshace los coágulos de sangre.
- Previene el envejecimiento del cerebro.
- Cura el diafragma miocardio enfermo, al arteriosclerosis, la ictericia, la sinusitis, la hipertensión, las enfermedades broncopulmonares.
- Hace desaparecer por completo el dolor de cabeza.
- Cura la trombosis del cerebro, la artrosis y el reumatismo.
- Cura la gastritis, las úlceras de estómago y las hemorroides.
- Absorbe todo tipo de tumores externos e internos.
- Cura los diversos disturbios de la vista y oído.
- Combate la impotencia.
- En definitiva, todo el organismo se recupera.


Pues lo dicho, nosotros vamos por el día 9 y sin novedades, ¡así que bien! Me parece una limpieza fácil de hacer y creo que si tiene tanta tradición por algo será ;)

¡Os mantendré informados! ¿Alguien más se anima?

3 comentarios:

  1. Hola! Puedo decirte que llevo cuatro años haciendo este remedio y me funciona. Yo preparo la tintura del modo tibetano (es decir la pongo en la nevera) y me la tomo del modo gitano (aumento las gotas cada día hasta 40 y luego hacia tras...es lo mejor y más cómodo ya que en tu casa por la mañana en ayunas la toma y listo) la repito cada año. Padecía unos dolores de cabeza y hasta hoy (después de 4 años) no los he vuelto a padecer, además tenía etapas de insomnio que también desaparecieron. He aumentado defensas ya que creo que apenas me resfrío es posible que una vez al año, o ninguna.
    En fin por mi parte merece la pena.
    Salu2

    ResponderEliminar
  2. Hola a todos,

    me interesa esta receta pero quiero preguntar una cosa: el la receta tomada de modo tibetana precisa que es muy importante no repetirla hasta pasados 5 años, mientras que en la gitana, cada año.
    Como he de entender esto? Que diferencia hay?
    En lo que se refiere a la nevera, supongo que allí era a temperatura "ambiente" en algun tipo de construcción (bodega, fresquera...)
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, la tibetana se podría hacer antes de los 5 años pero sin ningún efecto, mientras que la gitana al hacerla todos los años tiene efectos buenísimos. Para mi las dos son excelentes. La tibetanta son aproximadamente 4 meses de mayor dedicación al tener que consumir el ajo a la mañana, medio día y noche (3 veces al día). Esto hace que el tratamiento sea más efectivo y duradero (por 5 años). En cambio la gitana es más facil y menos intensa, son solo 3 meses que solo te tienes que acordar de tomarlo en la mañana, pero la contra partida es que la tienes que hacer todos los años. Espero haber aclarado tu duda. Saludos

      Eliminar