martes, 21 de febrero de 2012

La otra cara de la leche

Hoy me gustaría compartir con vosotros información relacionada sobre uno de mis buenos propósitos para este año: dejar de beber leche. Hablándolo con algunas amistades he comprobado que ideas como "la leche es buena" o "la leche es básica para calcio" siguen siendo las culpables (junto con la industria que hay detrás, que no deja de vendernos la leche como el elixir de la eterna juventud) de que datos de un montón de recientes estudios sobre los inconvenientes de la leche no lleguen a la opinión pública...


En mi caso, fue gracias al blog de DumboShop en el que Deborah publicó el fantástico post Porqué no es bueno tomar leche. ¡¡Y digo fantástico porque se curró un pedazo resumen con el que me han quedado clarisísimas unas cuantas verdades!! En el post publicó el vídeo de una conferencia de la nutricionista Lucía Redondo Cuervas (aquí abajito también os lo dejo) pero como era bastante largo (una horita) nos lo puso muy fácil anotando las ideas más interesantes del vídeo.

Aquí os copio directamente algunos párrafos que más me han llamado la atención, pero os recomiendo pasaros por su post y leerlo completito porque no tiene pérdida.

"Como dato, empezaré por decir que el 75% de la poblacion mundial son intolerantes a la lactosa. Nuestra raza (la caucásica) está más adaptada porque lleva mucho más tiempo consumiéndola (y por tanto sólo tiene un índice de entre 10-15% de intolerantes)."

"Pero la pregunta es: ¿qué tiene la leche para que sea tan mala? Por ejemplo, PROTEÍNAS. Albúmina en su mayoría y un poco de caseína. Estas proteínas son las causantes de la mayoría de alergias. Aunque se diga que también hay albúmina y caseína en la leche humana, no son la misma caseína ni la misma albúmina. Ni tampoco están en la misma proporción." 

"Cuando las proteínas llegan al aparato digestivo son muy difíciles de digerir, porque la leche neutraliza los ácidos del estómago (se toma para la acidez a veces), pero como los necesitamos para digerir proteínas pues ya vamos mal. Y además se necesita una enzima llamada rennina que tenemos cuando somos bebés (para digerir la leche materna) pero luego se va eliminando al crecer. Mal otra vez." 

"Además, las proteínas de la leche pasan a la sangre en la gente que tiene sindrome de hiperpermeabilidad intestinal. Si te creías a salvo lo llevas claro, porque lo tiene prácticamente todo el mundo (todos los niños pequeños la tienen, los adultos con mala alimentación -que comen carne y azúcar, nada tan chungo aparentemente-, la toma de antibióticos o antiinflamatorios, el consumo de tabaco y alcohol, el estrés y la ansiedad...), y son agujeros que se hacen en las paredes del intestino que permiten el paso de moléculas al torrente sanguíneo." 

"Y si pasan a la sangre el organismo de forma automática activa el sistema inmunitario para librarse de esa sustancia extraña. Eso produce como mínimo mucosidades (eliminación de tóxicos natural), pero también problemas más graves: asma, diabetes tipo 1 (cuando se introducen los lácteos antes de los 4 años de edad, por ejemplo), dermatitis, eccemas, acné, artritis reumatoidea (para tratarlas se elimina el trigo y los lácteos por completo), y por supuesto alergias"

"Además, la leche tiene grasas saturadas (malas, malas), colesterol, la enzima xantino oxidasa -está demostrado que la sangre la absorbe, y parece ser una de las responsables de que los lácteos aumenten el riesgo cardiovascular ya que daña las paredes de las arterias-. De ahí que también se haya relacionado el consumo frecuente de lácteos como una de las causas favorecedoras de ataques de corazón y demás."

"En la leche, por supuesto, también hay HORMONAS. Los terneros crecen muy rápido para ser independientes cuando antes y necesitan muchas hormonas de crecimiento, que se les dan a través de la leche de sus madres. El hecho de que la tomemos nosotros (es una hormona que nosotros tenemos en pequeñas cantidades pero si las aumentamos hay mucho más riesgo de padecer cáncer de mama y de próstata). El medicamento que se da a las mujeres con cáncer de mama es un inhibidor de esta hormona, lo que supone una aberración si dicha mujer sigue tomando lácteos."

"Para colmo, la leche que consumimos del súper (no ecológica), procede de vacas que son gravemente maltratadas, que no están ni limpias ni bien cuidadas ni tienen espacio vital, a las que se les enchufan unas máquinas ordeñantes espantosas todos los días de su vida, y que son medicadas con muchos antibióticos y alimentadas con piensos cargados de pesticidas. Todo esto obviamente pasa a la leche. ¡Qué bien"

"La idea de que el calcio de la leche es vital y sobre lo necesaria que es la leche para los huesos y para el desarrollo de los niños es una gran mentira. El calcio es necesario, obviamente, pero está sobrevalorado y la cantidad diaria recomendada está muy por encima de la que tendría que ser. Hay un estudio que demuestra que en los países donde más lácteos se consumen es donde más osteoporosis hay. La osteoporosis no es que falte calcio sino que están oxidadas las estructuras del hueso (más y más mentiras para hacernos consumir y evitar la caída de una indústria mega-potente)"




Lucía Redondo Cuevas - La otra cara de la leche from Ciencia y Espìritu on Vimeo.


En fin, creo que son bastantes razones para al menos reducir el consumo de leche... Entiendo que muchos de vosotros no queráis eliminar por completo la leche de vuestra dieta, pero al menos ahora estaréis más informados sobre los posibles riesgos de la misma. Y espero que cada vez que veais un anuncio en la tele os acordéis de estos datos y no os dejéis convencer por la parafernalia...

Por mi parte ya casi la he eliminado del todo, solamente me rindo ante el aroma de un buen café con leche :) Para andar por casa (hasta ahora no os he dicho que soy fan de la leche, ¡la tomo, mejor dicho tomaba, a cualquier hora y de cualquier forma!) me he pasado a la leche de soja chocolateada... Todavía no me acostumbro a la leche de soja normal, así que he preferido comenzar por la chocolateada. Más adelante comenzaré a lamentarme por el exceso de calorías, jejeje, pero por ahora me sienta bien pensar que he conseguido cambiar un hábito mantenido durante 28 años :D

Y ya por último, os animo de nuevo a pasar por el post de Deborah, hay muchos más datos interesantes que os aportarán más conocimiento. Como el siguiente...

"Si no es la leche, qué tomamos? Los mejores alimentos para los huesos son:
Las algas, porque tienen mucho calcio, magnesio, todos los minerales necesarios. 
El sésamo, que tiene también mucho calcio y magnesio.
Las crucíferas (brócoli, coliflor, etc) que tienen mucho más calcio que la leche y se absorbe mucho más (60% contra solo un 30%).
Y el sol! No tomar el sol en bikini sino que nos de el sol en la cara es suficiente :)"
(Fotos de Pinterest.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada