sábado, 4 de febrero de 2012

Home sweet home, life sweet life...

Cada vez son más las ganas de volver a tener un hogar... Tras tantos meses de movimiento los dos soñamos con crear un bonito lugar en el que recogernos, volver a decir eso de "hoy nos quedamos en casita...", descansar si remordimientos por no estar descubriendo no-sé-qué-lugar, tener la nevera llena (o semi, ¡da igual!) y dejar de depender del horario de los restaurantes y minisupers, disponer de toda nuestra ropa colgada en un armario o guardadita en cajones, disfrutar de nuestra hiper-cómoda camita con sus cojines y mantitas (consideremos que hemos dormido hasta en el suelo, ¡ahora recordamos nuestra cama como lo más del mundo mundial!), recuperar nuestros libros, cd's, películas...

Todavía no tengo nada claro si al fin del viaje la costumbre de movernos nos hará querer salir de casa cada fin de semana o si nos volveremos hermitaños hasta la primavera (¡al menos!).
















Y todo esto sin olvidar lo más importante, que en ningún momento he perdido mi verdadero hogar porque my lobster me hace sentir siempre en casa... ^^



Fotos de Pinterest.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada