sábado, 28 de enero de 2012

¡Mi gorrifanda!

Además de la fauna peruana que tanto me ha hecho reir (os mostraba fotos el otro día aquí), me lo he pasado pipa descubriendo la artesanía peruana. ¡Qué maravilla! El producto estrella es la lana de alpaca y la súper estrella es la baby alpaca. Con estas lanas hacen mantas, bufandas, chaquetas, gorros, guantes... ¡Todo es de alpaca!


O al menos eso dicen, porque la mayoría de veces seguro que está mezclada con algodón u otros materiales (esto es la maybe-alpaca, jijiji). La alpaca sola es bastante rasposilla, ¡pica! Y la baby alpaca es mucho más suave, pero también es más cara. Así que muchas veces lo que hacen es mezclar la alpaca con otros materiales (algodón, conejo, oveja...) para que sea más suavecita y ¡encima te dicen que es baby alpaca! Aunque luego comienzas a regatear y por los descuentos que te hacen piensas... ¡Imposible que sea baby!



En fin, ¡un follón! Al final decidí fijarme en la suavidad y en encontrar buenos precios, ¡sin agobios! Total, sea lo que sea es mucho más calentito y gustoso que cualquier material sintético, y por supuesto, ¡más barato!

Esta bufanda es un ejemplo de las cositas que compramos, al ser de doble capa puedes darle la vuelta a cualquiera de los extremos y ¡convertirlo en una gorrifanda! La verdad es que en Barcelona nunca llevo gorro porque no paso tanto frío, ¡pero en algunos momentos sí que lo echo en falta! ¡Arreglado! ¡La gorrifanda es la solución! Ya tengo ganas de comprobar si puedo ponerme el casco de la moto con el gorrito, ¡estaría genial!

Bueno vale, ¡este post también me recuerda a la bata-manta! :P



1 comentario: