jueves, 15 de diciembre de 2011

16h en una realidad paralela

Aeropuertos de Auckland, Santiago de Chile, Antofagasta, Arica, Arequipa... y en breve Lima. La secuencia de lugares está más o menos clara, a pesar de que una neblina de sueño y cansancio se ha instalado en nuestra mente. ¡El tiempo que llevamos viajando no lo tenemos tan claro!

A ver, salimos de Auckland un miércoles 14 de diciembre a las 16pm... Llegamos a Santiago de Chile el mismo miércoles 14 de diciembre a las 12pm. ¡Toma cambio horario! ¡Llegamos 4h antes de la salida de nuestro vuelo! ¡Cómo molamos!

Pasamos 19h de espera en el aeropuerto durante las cuales dormimos siestas/sueños profundos a media tarde y desayunamos a las 3 de la mañana, totalmente desvinculados de ningún uso horario coherente con el estado de nuestro cuerpo. Volamos de nuevo a las 7am, paramos 20min en Antofagasta, 1h en Arica para tramitar la entrada a Perú y llegamos a Arequipa a las 13.30pm. Ah, que no, que Perú son dos horas menos, así que vuelven a ser las 11.30am. ¿¿Cuándo dejará el tiempo de ir hacia atrás??

Siguiente y último vuelo a las 17h...

Pero... ¿entonces desayunamos o hacemos la siesta? Según nuestra hora de Auckland nos tocaría ir a buscar kiwis (los Apteryx, toma palabro nuevo, no los simpáticos neozelandeses), según la de Chile nos marcaríamos una cueca y según la de Perú correríamos a ver El especial del humor... ¿Qué te apetece más?

Pero... ¿entonces cúanto tiempo llevamos viajando? Si salimos el miércoles, ayer pasamos el día en Santiago y hoy llegamos a Perú... Eso son casi 3 días. ¿Así que hoy es viernes? ¡¡¿Mañana es la boda?!! Noooo, contemos las diferencias horarias... Llevamos 3 días viajando, pero hoy sigue siendo ayer, así que en realidad llevamos 2. ¿?






Resumiendo, hemos ganado unas 16h de vida que han quedado perdidas en un universo paralelo de facturaciones, impresos varios, check-ins, controles, colas...

Sobre esto algunos se jactan, contentos de haber ganado esas horas (al final de nuestro viaje, si mis cálculos siderales son correctos, acabaremos ganando un día entero) pero... Digo yo, ¿en serio merece la pena ganar esas horas para desperdiciarlas en quehaceres tan soberanamente aburridos como los comentados? Para haber ganado más de 12h, en tres días solo he dormido unas 8h dispersas, así que... No señor, ¡esta ganancia a mi no me convence!

Espero que la causa limeña que nos espera para el desayuno-cena de esta noche nos recomponga y nos haga olvidar estas horas de realidad paralela...

1 comentario:

  1. Aun no me ha quedado claro si ya habéis llegado a Lima o no.... jeje besos:
    ( Desde bCN, Viernes 16/12 20.45 hora Española ) P;)

    Jelen

    PD ya nos hemos mudado!

    ResponderEliminar