jueves, 6 de octubre de 2011

Guacamole y margaritas, yeah!!

¿Quién dice que unos nachos con guacamole y unos margaritas caseros no pueden ser de lo más nice? De vez en cuando lo mejor es reunirse en casita de alguien para compartir unas risas en privée, sin (a veces) los agobios de la multitud. ¡Pero eso no significa que tengamos que conformarnos con cervezas y patatas! Así que aquí van un par de recetas muy facilitas que os asegurarán un rato de lo más divertido. ¡¡Sobretodo si conseguís un buen tequila!! :)

Antes de leer las recetas, os comento que ambos resultados dependerán mucho de vuestros gustos, así que el prueba-prueba es imprescindible. Sobretodo en el caso de guacamole, os anoto aprox las cantidades pero para encontrarle el puntillo hay que probar, añadir lo que le falte y remover todo bien (básico) antes de volver a probar. Con los margaritas influirá más cómo de fuertes os gusten los cocktails ;)

Ahora sí, ¡vamos a por el guacamole! Para 2 personas (y que se queden agusto...) Ingredientes:
- 2/3 aguacates 
- 1 tomate grande de ensalada (o 2, si son más peques) 
- 1/2 cebolla grande o una pequeña 
- zumo de un limón 
- pimienta 
- sal 

Como os imaginaréis, la clave de un buen guacamole son los aguacates. Para que todo vaya bien han de estar en su punto, es decir, antes de quitarles la piel tenéis que apretarlos un poco y no notarlos ni muy duros ni muy blandos. Se me ocurre compararlos con los plátanos, ¿me explico? Los aguacates se pelan y se les saca la semilla después se echan a un bol y se machacan bien con un tenedor. Hay quien los tritura con la minipimer, pero a nosotros no nos convence el resultado de papilla... Haciéndolo con un tenedor la textura final es más consistente. 

Hecho esto, cortamos en cuadritos pequeños los tomates y la media cebolla. Sobre los tomates, lo mejor es que estén duros (pero no verdes), si están muy maduros se desharán demasiado a removerlo todo junto. Damos unas buenas vueltas con el tenedor para mezclarlo todo y añadimos el zumo de medio limón, un puñadito de sal y otro de pimienta. Y aquí entra el prueba-prueba... Seguro que deberéis echar más limón, así que id probando y añadiendo poco a poco, siempre removiendo con el tenedor... Prueba, prueba y... Voilà! Ahora ponemos los nachos (sin sabor añadido) en otro bol para que quede bonico y ¡a disfrutar! Fácil, ¿verdad?


Y ahora los margaritas, ¡que son mil veces más fáciles! (Al menos esta versión)
Ingredientes (no me responsabilizo de las cantidades, solo diré que siempre apetece repetir y el Opencor no abre toda la noche...):
- 1 botella de tequila añejo
- 1 tarrina de sorbete de limón tamaño familiar

Preparación: echamos media tarrina de sorbete en la batidora y añadimos un cuarto del tequila (tamaño José Cuervo, por ejemplo). Batimos bien y probamos. Añadimos tequila, batimos y probamos... ¡Al gusto! En unas copas bonitas mojamos los bordes con sal, ponemos la decoración que apetezca y ¡servimos!

¡Os deseo una linda velada! ¡Un chin-chin a mi salud, please!

pd. No puedo despedirme sin los agradecimientos correspondientes... Gracias a my-loved-mexican-friend Gladys por traernos ese fantástico tequila de su querida tierra. Gracias al excompi de piso Dani por la grandiosa aportación del sorbete de limón, que momentazo, ¡¡otro margarhida!! Y, por supuesto, gracias a mi chico por deleitarme con su fantástico guacamole cada vez que se me antoja. ^^

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada