sábado, 8 de octubre de 2011

Choco-bomba o "tarta de la Neus"


Para los que este fin de semana quieran trastear un poco en la cocina...

Consideraciones iniciales: no apta para adictos a dietas o... ¡no amantes del chocolate! Advierto también de que esta receta es altamente adictiva, por su sencillez y deliciosos resultados.

Ingredientes:
200 gr. chocolate pastelero para deshacer (negro)
200 ml. nata líquida
3 huevos
4-5 rebanadas de pan bimbo
25 gr. mantequilla
50 gr. azúcar

Cobertura:
100 gr. chocolate pastelero
100 ml. nata líquida


Enciende el horno a 180ºC para que se vaya calentando mientras preparas la masa.

Deshaz el chocolate en una cazuelita a fuego lento, junto con la nata líquida y la mantequilla. Ves removiendo hasta que la mezcla quede fina, fina. Ve poniendo el chocolate a poquitos para que veas cómo se va deshaciendo y no se te queme. También puede deshacerte en un bol en el microondas, pero cuidadín de hacerlo poco a poco, ¡es fácil no ver que se está quemando!

Aparte, separa las claras de las yemas (las claras las utilizarás luego) y bate las yemas con el azúcar hasta que te quede una cremita, que esté bien mezclado. Espera un poquito para que el chocolate se enfríe y le añades las yemas con el azúcar. ¡Remena, nena!

Quítale los bordes al pan bimbo y tritúralo con la minipimer. Lo mejor es hacerlo con una picadora de éstas que se añade a la minipimer, pero si no tienes el accesorio no hay problema. El pan ha de quedar hecho virutillas, como un bizcocho desmenuzado (¡no ha de quedar como pan rallado!). A continuación, añades el pan a la mezcla anterior. Verás que la masa crece mucho y que el pan se hincha de chocolate. Si lo pruebas en ese momento, te lo comerías ya a cucharadas :)

Bate las claras a punto de nieve y las añádelas poco a poco a la mezcla, mezclando suavito y muy despacio para que las claras no bajen. Ahora viertes toda la masa en un molde untado con mantequilla y enharinado (en vez de mantequilla también puedes usar pan rallado, la idea es que la mezcla no se pegue al molde) y ¡al horno! Lo mejor es que el molde sea desmontable, de estos de arandela con clip.

A los 45 minutos, más o menos, estará listo. Pero no te preocupes porque aunque quede un poco crudito no importa. Pínchalo, y si te sale limpio, ¡listo! Luego déjalo enfriar un poquito, desmóldalo y ponlo boca abajo, ya que la superficie de abajo es más plana y lisa.

Ahora pasemos a dejarlo bonito. Igual que antes, deshaces en una cazuelita los 100 gr. de chocolate y la nata. Cuando esté bien deshecho, lo viertes por encima del pastel. Cuanto menos toques esta capa para repartirla por el pastel mejor, porque así cuando se seque este chocolate quedará brillante y con un aspecto espectacular. ¡Y ahora a la nevera! En un par de horas el chocolate se habrá endurecido y estará para comer.

Ale, ¡a chuparse los dedos! Ya me contaréis cómo ha ido la merendola ;)

pd. Súper dedicatoria a Nieves, que aunque ella diga que el pastel no es suyo, somos muchos los que disfrutamos de esta bomba de chocolate gracias a ella. ¡Mil zankius morena!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada